Acoge

Ser casa de acogida es uno de los recursos más valiosos para una asociación y una manera muy importante de colaborar.

Diariamente recogemos gatos de la calle. Nos encargamos de rescatarlos y darlos en adopción. Sin embargo muchas veces nos vemos en la tesitura de no tener un lugar físico donde el animal pueda vivir hasta que pueda entrar en uno de nuestros locales o salga adoptado. Las casas de acogida suplen este hueco y además actúan activamente en el bienestar del gato.

¿QUE ES SER CASA DE ACOGIDA?

Consiste en cuidar de animal en tu hogar durante un tiempo determinado. De ese modo el animal sufre menos estrés al no verse en un recinto cerrado con muchos más gatos que no conoce y recibe cuidados personalizados de la familia de acogida.

Sin las casas de acogida la cantidad de animales que podemos rescatar se ve mermado dado a que en nuestros locales no podemos meter un número ilimitado de gatos.

¿QUE NECESITO PARA SER CASA DE ACOGIDA?

¡Un hogar! La asociación se hace cargo de los gastos veterinarios, la alimentación y todo lo demás. Si no dispones de areneros, comederos, etc. la asociación los proporcionará durante el tiempo que dure la acogida. Hay casas de acogida que deciden en un acto de solidaridad correr con los gastos de alimentación y mantenimiento del animal.

Tú decidirás el grado de implicación.

¿CUANTO TIEMPO DURA UNA ACOGIDA?

Del que tú desees, ya sea el tiempo total hasta que el gato sea adoptado o un periodo más corto. Lo decides tú.

¿Y SI DESPUÉS DE TENERLO EN MI CASA QUIERO ADOPTARLO?

Si el vínculo que establecéis es tan fuerte como para querer que se incorpore a tu familia, tendrás preferencia como adoptante. Si quieres repetir la experiencia con otro gato, nos ocuparemos de darte un nuevo inquilino al que darás la oportunidad de vivir.